Tipos de texto

Cualquier comentario que hagamos de un texto debe localizarlo con arreglo a cinco parámetros: canal, registro, ámbito de uso, modalidad e intención. De esta maneras acotamos perfectamente la función del texto y la acción que el autor pretendía hacer con él en la realidad.
Un comentario de texto, o cualquier respuesta a una pregunta sobre un texto en general, debe comenzar siempre acotando el texto con arreglo a los factores antes mencionados. Algo así: “Nos encontramos ante un texto escrito, de un registro formal, inscrito en un ámbito de uso académico, de modalidad mayoritariamente expositiva y con una intención comunicativa eminentemente informativa”. Esta descripción es la más común para el tipo de textos que suelen salir en los exámenes, aunque últimamente están dando más importancia a la literatura y no sería de extrañar que pusieran un texto de ámbito de uso literario, modalidad narrativo/descriptiva e intención estética.

Con todo, ningún texto puede inscribirse al cien por cien en todas y cada una de las categorías. Los textos por definición participan de varias de éstas categorías y por ello tenemos que acostumbrarnos a hablar de registro eminentemente formal, de modalidad expresiva en la mayoría de secuencias textuales, de ámbito de uso fundamentalmente académico, etc.

El siguiente texto de Pablo Neruda que apareció en el examen de 2007 se trata de un texto escrito aunque con ciertos rasgos de oralidad, de registro formal, de un ámbito de uso literario, modalidad narrativo/expositiva e intención eminentemente estética pero también informativa.

Qué buen idioma el mío, qué buena lengua heredamos de los conquistadores torvos…Éstos andaban a zancadas por las tremendas cordilleras, por las Américas encrespadas, buscando patatas, butifarras, frijolitos, tabaco negro, oro, maíz, huevos fritos, con aquel apetito voraz que nunca más se ha visto en el mundo…Todo se lo tragaban, con religiones, pirámides, tribus, idolatrías iguales a las que ellos traían en sus grandes bolsas…Por donde pasaban quedaba arrasada la tierra…Pero a los bárbaros se les caían de las botas, de las barbas, de los yelmos, de las herraduras, como piedrecitas, las palabras luminosas que se quedaron aquí resplandecientes…el idioma. Salimos perdiendo, salimos ganando…Se llevaron el oro y nos dejaron el oro…Se lo llevaron todo…Nos dejaron las palabras.

Fuente: Confieso que he vivido, Pablo Neruda, 1974.

About these ads

2 Comments

  1. Dunia
    Posted 19 abril 2010 at 14:11 | Permalink

    He leído que según la intención comunicativa existen los textos informaticos, persuasivos, prescriptivos y lírico.

    En el 2º párrafo, ¿cuál es la intención expresiva?
    Esta descripción es la más común para el tipo de textos que suelen salir en los exámenes, aunque últimamente están dando más importancia a la literatura y no sería de extrañar que pusieran un texto de ámbito de uso literario, modalidad narrativo/descriptiva e intención expresiva.

    Y en el siguiente párrafo: ¿cuál es la intención expresiva/informativa?
    El siguiente texto de Pablo Neruda que apareció en el examen de 2007 se trata de un texto escrito aunque con ciertos rasgos de oralidad, de registro formal, de un ámbito de uso literario, modalidad narrativo/expositiva e intención eminentemente expresiva pero también informativa.

    Un saludo.

    • Lluís Vila
      Posted 19 abril 2010 at 16:09 | Permalink

      Muchas gracias Dunia por tus observaciones.
      En el primer caso se trata efectivamente de un error por mi parte: debería haber puesto “intención estética”. Y en todo caso podría ser que el texto literario usara el lenguaje en su “función expresiva”, si se trata de un texto en primera persona, o la “función poética”.

      En el segundo caso también me refería a una “intención estética” o “lírica” como tú la llamas.

      Ya está subsanado.
      Gracias de nuevo por tu interés.


Escribe un comentario

Required fields are marked *
*
*

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: